Reflexión ejemplar

Publicado por Paco el 29 Abr 2018

Sobre la cirugía bariátrica me gustaría opinar de una forma muy positiva. Creo que hoy en día sobre esta intervención ya se cuenta con experiencia suficiente porque algunos de los equipos de cirujanos que la practican han realizado cientos de casos con un elevado porcentaje de éxitos que nos permiten ser muy optimistas. Yo puedo describir mi experiencia concreta.

Sin ser obeso mórbido, con mi 1,78 cm de estatura llegue a alcanzar los 106 Kg de peso, ademas de limitarme físicamente, mi salud se vio deteriorada debido a mi forma de vida. Yo era hasta hace dos años un comedor y bebedor social debido a mis compromisos laborales que me obligan a almorzar de restaurante diariamente con clientes y/o proveedores.

De mis padre heredé un buen apetito y gusto por la abundancia. Todo ello me condujo, ademas de a un sobrepeso muy incomodo, también a padecer diabetes, tensión alta,colesterol e hígado graso con todas las transaminasas por las nubes.
Todo ello, ademas “in crescendo” con el paso de los años y también debo reconocer que este tipo de cosas te llevan a alteraciones emocionales. Como quiera que los regímenes alimenticios intentados a través de los años y también la falta de ejercicio debido al tipo de actividad y horarios laborales me lo impedían, cada vez me sentía peor, muy cansado, con sudaciones cada vez más intensivas, problemas de respiración y riesgos varios debido a la alteración de mis constantes..

A finales de mi década de los 50 decidí que no podía seguir así, tanto por la calidad de vida como por el riesgo tan alto de problemas varios en mi salud que iba teniendo y también porque con parámetros de esa intensidad propician, suponiendo que llegues, una vejez con muy baja calidad.

Por ello, después de meditar e informarme, me decidí por la cirugía bariátrica que era del todo recomendable para un caso como el mío.Aunque en un principio se desarrolló esta cirugía fundamentalmente para la reducción activa de la obesidad mórbida, para la que resulta milagrosa. Una vez decidido, consulté clínicas en Madrid y otras ciudades españolas desconociendo que en Vigo había un equipo, el tandem Isabel Otero e Iñaki Maruri que gozaban de una extraordinaria reputación debido a su profesionalidad, especialización y experiencia sobradas, en esta intervención concreta. Un amigo me animó, solicité y pasé consulta, me sometieron a los análisis, controles y protocolos de rigor y al poco tiempo estaba intervenido, todo esto recién cumplidos los 60 años.

No me voy a enrollar contando mi estancia hospitalaria, apenas una semana, ni mi recuperación que fue del todo normal y nada traumática, pero lo cierto es que a los 15 días empecé a ser otra persona pues ademas de perder peso, comenzaron a equilibrarse y pasar a valores normales todas mis anomalías referidas a las analíticas.

Tan satisfecho me encontraba que comencé a animar a personas de mi entorno que padecían de obesidad y problemas similares a los míos e incluso superiores. Cinco personas de mi entorno decidieron intervenirse en este año y medio y en todos los casos existe una satisfacción absoluta que redunda en agradecimientos por tal recomendación, por supuesto que todos lo realizaron con el mismo equipo médico Otero/Maruri.

Ademas deseo precisar que como plus se incrementa la autoestima, mejora de aspectos emocionales y psíquicos, y también una mejora importante del look y acceder a vestirse con tallas mas estéticas y juveniles, una constante en todos los casos.

Mi reflexión final es que este es un avance más de la medicina que considero milagroso por lo que supone en la mejora de la salud y en el estado general de las personas en la búsqueda del equilibrio físico y emocional que todos necesitamos.
La intención de esta, mi humilde reflexión y comentarios es que puedan servirle a much@s para la toma de decisión en conciencia que propicie su mejora de VIDA presente y futura.