El regalo más esperado

Publicado por Patricia el 01 Sep 2011

Patricia P. ANTES
Patricia P. DESPUÉS de Obesidadfuera.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me llamo Patricia Pampillón Vila, tengo actualmente 33 años y desde hace un año y case cinco meses soy una nueva persona gracias en parte a la intervención en la misma del Dr. Maruri.

El dia 16 enero de 2009, dia de mi 32 cumpleaños, recibi uno de los regalos más esperados de mi vida ya que iba a cambiarla de forma drástica, fui avisada para la realización la semana siguiente de mi ansiada operación de reducción de estómago, esta tuvo lugar el dia 23 de enero de 2009.

Los primeros dias debo reconocer fueron difíciles ya que todo tu cuerpo empieza a notar los efectos de la operación y para nada es un camino de rosas, posteriormente llega el inicio de tu nutrición que comienza con pequeñas medidas de papillas de pescados y carnes blancas en dosis pequeñas para que el estómago se vaya adaptando a su nueva situación, según tu adaptación vas avanzando mensualmente en incorporar nuevos alimentos a tu organismo a paso lento para comprobar si son asimilados correctamente por el mismo hasta que finalmente tu cuerpo estabiliza su funcionamiento alcanzando la casi normalidad en los nutrientes que lo abastecen.

Es un duro camino en el que tienes momentos álgidos pero también de bajón, todo depende de la mentalidad de cada uno. Sin duda en mi caso, uno de los mayores apoyos que he tenido ha sido Maruri, ya que me ha demostrado que no es un simple cirujano sino que además es persona. Siempre he tenido de su boca una palabra de apoio y animo en los momentos necesarios sin que esto exima de que se muestre serio cuando la situación lo requiere.

Muchas gracias por todo y por ser además de médico persona y amigo.

A todas esas personas que esten leyendo estas palabras simplemente indicarles que si están dudando en somenterse o no a esta operación porque su salud asi se lo requiere y son aptas para someterse a ella sin riesgos que no lo duden ya que va a darles una vida que seguramente ahora no pueden tener.

Yo pesaba 142 kilos, no podia casi moverme, me cansaba con sólo dar dos pasos y disfrutar de algo tan simple como un paseo por el mar o la naturaleza que es algo que me recarga las baterias era por aquel entonces una tortura al igual que salir a divertirte con los amigos ya que al poco rato tenias que retirarte porque tus huesos y tu cuerpo pedian descanso y sino obedecias su petición te castigaban con malestar y dolores insoportables que hacian que te amargases aún más.

A dia de hoy con 96 kilos soy una persona nueva, paseo horas por la naturaleza y la playa para hacer ejercicio y además disfrutar del medio, comienzo a vivir la vida que mis kilos de más anteriormente me impidieron poder disfrutar. Me lo paso genial con los que me rodean pudiendo seguirles el ritmo sin que nada más que mi estado anímico o el de ellos marquen el momento de retirada o de descanso.

En resumen, soy dueña de mi vida y hago con ella lo que quiero sin que nada más que mi estado ánimico y sus consecuencias marquen las pautas a seguir, mis kilos y sus consecuencias ya no frenan ni influyen lo más minimo en mi rutina diaria ni en mi vida en general.

A diario recuerdo las palabras de Dr. Maruri el dia que me dio el alta, dia en que me indico “Tienes ya tu Ferrari en el garaje ahora te toca a ti cuidarlo y mantenerlo en las mejores condiciones”.

Sin duda asi es, nosotros tenemos ya el sueño realizado y es trabajo nuestro mantenerlo intacto o amoldarnos a lo que queramos hacer de el con responsabilidad y siguiendo las pautas de los nutricionistas y profesionales que nos acompañan en esta nueva y tan deseada etapa.

Un saludo afectuoso y aquí teneis una amiga para lo que necesiteis, mi correo personal patricia_pampillon@hotmail.com.